Renovando el entorno

El proyecto del Complejo Minero Aznalcóllar es la máxima expresión de sostenibilidad, pues incluye un plan de restauración ambiental, pocas veces visto en la industria minera, que dará continuidad y soporte al Corredor Ecológico del Río Guadiamar, cuya conservación de fauna y flora es prioritaria.

Este plan tiene por objeto rehabilitar todas las áreas involucradas con la explotación del yacimiento Los Frailes y también aquellas que fueron afectadas por la actividad minera pasada. Así, cuando concluya la operación del complejo, dichas áreas se habrán convertido en espacios naturales, 100% restaurados.

Las principales labores, que se realizarán de forma progresiva a lo largo de 25 años, comprenden remodelación del terreno, recuperación de suelos, revegetación con siembras e hidrosiembras, reforestación con especies arbóreas y arbustivas autóctonas, así como desmantelamiento de las instalaciones. En los vasos de las cortas Aznalcóllar y Los Frailes se crearán dos lagos mineros adecuados a un hábitat palustre, tipo laguna o pantano.

Paralelamente, en las áreas a restaurar y/o en las inmediaciones del complejo, se desarrollarán núcleos de cría de conejos silvestres con el propósito de mejorar el hábitat para diferentes especies: lince, águila imperial, aves rapaces y mamíferos carnívoros. También están previstos refugios para quirópteros y la corrección de tendidos eléctricos que sean peligrosos para las aves.

mapa_remediacion